Jueves, 20 Agosto 2015 00:00

El (un) Proceso de Producción Gráfica

Valora este artículo
(7 votos)

Cabezal El proceso de producción gráfica

Un modelo posible dentro del proceso de producción gráfica.

El siguiente modelo muestra una serie posible de pasos en el proceso de producción gráfica, partiendo desde el encargo del trabajo, hasta su finalización, en el cual se supone que es el cliente quien trata directamente con el diseñador, siendo éste quien realiza las gestiones necesarias con el resto de los actores del proceso, devolviendo al cliente (etapa dos) el presupuesto y demás condiciones del trabajo, teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Cuando hablamos de "el cliente", éste puede ser una persona, empresa, agencia de publicidad, etc.
  • "El diseñador", en nuestro caso, podrá referirse tanto a un diseñador independiente, como a un pequeño estudio de diseñadores independientes.
  • Los términos "preimpresor", "impresor" y "acabado y entrega" pueden, eventualmente, estar integrados en una misma empresa, pero que en todo caso serán citados como actores y etapas independientes ya que, en la práctica, así sucede, más allá de las coordinaciones pertinentes para la buena finalización del proceso de producción gráfica. Eventualmente se puede estar usando "impresor" en lugar del término "grabador", como sería en el caso de algunos procesos serigráficos.

La idea primaria de esta entrada, al describir una secuencia posible de pasos y procedimientos durante el proceso de producción gráfico, busca dejar en claro que el diseño no es una actividad aislada, algo que no siempre queda claro entre los estudiantes de diseño, aún avanzados, o entre quienes recién se inician en esta carrera. Vamos entonces con cada una de estas etapas:


El cliente solicita 1. En esta primera etapa el cliente debería plantear, de forma clara, el alcance y función que pretende dar a la pieza gráfica o conjunto (sistema) de piezas gráficas que necesita encargar, especificando si las mismas forman parte de una campaña mayor o se trata de una solución aislada. En algunos casos es posible que la(s) pieza(s) ya esté(n) diseñada(s), y que el motivo del trabajo sea una actualización en los datos o en el propio diseño. Si es determinante para la producción, el diseñador debe conocer también el presupuesto del que dispondrá para alcanzar sus objetivos.
El diseñador propone  2. Contando con los objetivos y presupuesto del cliente, es cuando el diseñador debe proponer las soluciones adecuadas para el diseño y producción de la pieza, realizando las consultas y cotizaciones previas necesarias con los demás actores del proceso de producción: preimpresión (preprensa), impresión (prensa) y postimpresión (postprensa). Con todos estos datos, a su vez, podrá entregar la cotización del trabajo a su cliente.
El cliente aprueba 3. Recibida la propuesta y cotización entregada por el diseñador, el cliente aprobará o realizará las observaciones que estime necesarias a la la propuesta del diseñador, quien en éste último caso podrá realizar ajustes a la cotización entregada.
El diseñador crea 4. Una vez aprobada su propuestas y cotización, el diseñador comenzará con el proceso visual del diseño, el que como tal, comenzó en el paso 2. El diseño visual y la preparación de los bocetos forman parte de esta etapa.
El cliente aprueba 5. Una vez recibidos los bocetos preliminares de manos del diseñador, el cliente debe aprobarlos o realizar las observaciones que estime necesarias al diseñador; entre ambos llegarán a una nueva solución.
La cantidad de correcciones posibles habrán sido documentadas en la cotización realizada por el diseñador, así como los costos por modificaciones adicionales y las entregas de adelantos a cuenta.
El diseñador prepara 6. Aprobados los bocetos preliminares el diseñador comenzará con el proceso final del diseño, considerando los aspectos técnicos necesarios (resolución de imágenes, modos de color, tipografías, sangrados, marcas de corte, de pliegue, troqueles, barnizados, etc.) para que el trabajo finalice el proceso impresión de forma correcta.
El preimpresor recibe 7. En este punto es cuando el diseñador entrega al preimpresor (preimprenta, preprensa ó fotomecánica, según la terminología de cada país o región) los archivos necesarios para imprimir las pruebas color certificadas.
El diseñador prepara muestras finales 8. Con las pruebas anteriores el diseñador preparará el material final necesario para que el cliente dé el visto bueno final al diseño, aclarándole que dichas pruebas forman, en teoría, la aproximación de color más cercana que es posible alcanzar en base al presupuesto acordado y la tecnología actual.
El cliente aprueba muestras 9. Además de temas relacionados con el color, el cliente deberá revisar y aprobar, firma mediante, aspectos tales como calidad de gráficos y fotografías, ortografías, errores de redacción, etc.
El diseñador prepara archivos 10. Aprobadas las pruebas impresas finales, el diseñador preparará los archivos para comenzar con el proceso de preimpresión, según condiciones acordadas previamente con los responsables de esta etapa, los que podrán incluir archivos en sus formatos nativos (ai, indd, psd, etc.) y/o formatos específicos (psd, jpg, etc.) y todos los archivos auxiliares que formen parte del trabajo (imágenes vinculadas, fuentes tipográficas, muestras), y posible documentos impresos adicionales.
El preimpresor entrega 11. Con los archivos recibidos, y según el tipo de tecnología a emplear (offset, flexografía, serigrafía, huecograbado, etc.), en esta etapa se generan las placas de impresión, fotolitos (en caso de que no se utilice CTP), clisés, mallas serigráficas, troqueles, etc. que posteriormente se utilizarán durante la etapa de impresión y acabado final.
El diseñador revisa 12. Toca al diseñador, conjuntamente con el preimpresor, revisar y aprobar los materiales recibidos, asegurándose que éstos cumplan con los requisitos técnicos requeridos, tales como lineaturas utilizadas (en caso que corresponda), posición de la emulsión en los fotolitos (impresión a espejo o no), tipo de placas o fotolitos (positivos o negativos), etc.
El impresor recibe 13. Con los materiales ya corregidos el material debe ingresar a imprenta, donde nuevamente el impresor deberá revisarlos, haciendo la inspección técnica que estime conveniente, y firmando su aprobación en tal sentido, firma que debe también realizar en las muestras de color impresas que recibirá, dando su conformidad de que logrará imprimir dentro de la gama de colores indicadas en estas muestras, con el grado de precisión necesario. En este paso diseñador e impresor pueden convenir un horario para el que diseñador esté presente durante la impresión, y barnizado, de forma de evitar posibles errores (el diseñador ya habrá considerado estos tiempos en la cotización entregada a su cliente).
La etapa de finalización y entrega 14. Una vez que el impresor o grabador finaliza su trabajo las piezas entran a la etapa de acabado final y entrega. El laminado, corte, plegado, encuadernación, refilado, entre otros, forman parte de la etapa final del proceso de producción gráfica; el embalaje y la entrega (eventualmente también el almacenamiento) cierran, finalmente, la etapa de producción de una pieza gráfica.

Esperando que el artículo les haya sido de utilidad, espero sus comentarios sobre el mismo, invitándolos también a leer "El diseño como parte del proceso de producción gráfica".

Nota importante: Esta entrada se encuentra actualizada y publicada como una lección del curso de Impresión Gráfica, en el Campus Virtual de Formación Gráfica.

Saludos para todos!
Plácido Luna.

Visto 6356 veces Modificado por última vez en Domingo, 11 Junio 2017 23:43