Viernes, 02 Octubre 2015 00:00

Preprensa Digital: Algunas pautas a considerar (i)

Valora este artículo
(6 votos)

Cabezal artículo preprensa digital

Diseño y preprensa: Etapas y pautas básicas a considerar al momento de diseñar para la industria gráfica.

Esta entrada complementa entradas publicadas anteriormente [1] y [2], esta vez considerando las etapas y pautas básicas a considerar antes y durante el proceso de diseño para una pieza destinada a su impresión en físico, esta vez, offset.

Veamos entonces cuáles son estas pautas y consideraciones básicas a tener en cuenta:


Toma de papel

  1. Consideraciones preliminares

    Previo al inicio de nuestro diseño debemos tener en cuenta los siguientes factores:
    1. Tecnología a emplear durante la impresión: offset, flexografía, huecograbado, xilografía, tampografía, etc.)
    2. Tintas y modo de uso de dichas tintas: Cuatricromías (CMYK), tintas planas, barnizados (en definitiva una tinta directa adicional), etc.
    3. Sustrato de impresión: Papel (el que consideraremos de aquí en más), materiales plásticos, metales, etc.
    4. Tamaño del sustrato de impresión (en esta entrada, papel).
    5. Formato admitido por el dispositivo de impresión a emplear, de aquí en más, offset.
    6. Medidas de márgenes y reserva de pinzas (offset).
    7. Origen de imágenes e ilustraciones: bancos online, fotografías digitales, escaneos, etc., comprobando que cumplen con los requerimientos técnicos exigidos del trabajo a realizar (resolución, calidad, modo de color, etc.).
    8. Orígenes de los contenidos de texto: Word, InDesign, Internet, textos sin formato, etc., considerando importar o generar los estilos de párrafo y caracteres, siempre y cuando nuestro programa de diseño lo permita (normalmente, todos).

Entrada a máquina

  1. Diseño gráfico de la pieza

    Partiendo de las pautas anteriores, ya podemos comenzar con el diseño de la pieza, para su impresión en offset, teniendo en cuenta los siguientes ítems:
    1. Dimensiones del documento: Según los requerimientos del cliente, optimizando las medidas según las medidas de los pliegos de impresión (en algunos será necesario cambiar el tipo de material o dispositivo de impresión a fin de adecuarnos a los requerimientos impuestos).
    2. Medidas de márgenes, sangrados y áreas de indicación (si corresponden).
    3. Ajustes de los modos y perfiles de color: CMYK y/o Tintas planas. Cargas máximas de tinta de acuerdo al tipo de papel, tintas y dispositivo de impresión (perfiles ICC).
    4. Dimensiones mínimas adecuadas para líneas, tipografías, viñetas y otros elementos gráficos de acuerdo al sustrato, tintas y dispositivo de impresión, evitando colores formados por más de una tinta en estos elementos, lo que generaría dificultades agregadas al momento de imprimir nuestro diseño. La sobreimpresión (normalmente del negro) sobre fondos de color en elementos de dimensiones pequeñas también contribuyen a mejorar el acabado de las piezas impresas.
      Evitar también elementos pequeños diseñados en colores claros (blanco especialmente) colocados sobre fondos oscuros que compuestos por más de una tinta.

Como agua y aceite

  1. Diseño de troqueles y clisés para stamping o golpe en seco (cuando corresponda).

    1. El diseño de estos elementos de acabado final deben estar considerados desde el inicio del proceso.
      Una vez finalizados los diseños debemos evaluar el correcto funcionamiento de éstos haciendo las pruebas previas necesarias, siendo importante tener en cuenta las áreas de sangrado para diseños que serán troquelados con formas especiales.
    2. La indicación clara de las marcas de corte (líneas contínuas) y de plegado (líneas discontínuas) deben ser usadas correctamente, cada vez que corresponda, empleando "color de registro" (100% de todas las tintas usadas en el documento).

Mojadores

  1. Impresión de las pruebas color y preparación de archivos para su ingreso a los servicios de preprensa

    1. Si bien podemos hacer pruebas de color preliminares en impresoras de inyección de tinta o impresoras laser, lo correcto es usar pruebas de color certificadas, las que nos permitirán, una vez aprobadas, preparar nuestros archivos para enviar a los servicios de preprensa (preimpresión o fotomecánica, según las terminologías en distintos países o regiones).
    2. Cada vez que el software de diseño lo permita, "empaquetaremos" nuestros archivos, lo que nos permitirá reunir en una misma carpeta todas las imágenes vinculadas con nuestro(s) documento(s), tipografías utilizadas (aquellas cuyo Copyright lo permita), informes técnicos y otros archivos necesarios para culminar el procedimiento correctamente.
    3. El formato de entrega de nuestros archivos, según los requerimientos de la fotomecánica, podrán ser en sus formatos nativos (.indd, .ai, .ps, .cdr, etc.), y/o en otros formatos (.pdf, tiff, etc.), así como, eventualmente, formatos adicionales para la previsualización rápida del diseño (.jpg, por ejemplo).
    4. Las piezas para troquelados, clisés y otros elementos pueden ser preparados en archivos independientes, o formar parte de los documentos principales; en este último caso debemos considerar colocarlos en capas diferentes, que permitan ser ocultadas y mostradas independientemente de las demás capas, y/o usando tintas directas con sobreimpresión, con el fin de evitar que alteren los demás elementos de nuestro diseño de forma incontrolada.
    5. Finalizadas las piezas físicas correspondientes (fotolitos, placas de impresión, placas CTP, troqueles, clisés, mallas de impresión, etc.) corresponde revisar cada una de éstas, verificando que estén de acuerdo a lo esperado, antes de enviarlas a imprenta.

Tinta en una máquina offset 

  1. Recomendaciones finales:

    1. Dimensiones y resolución correcta desde Photoshop: Recordar que las imágenes deben llegar a programas como Illustrator, InDesign, CorelDraw!, etc. con sus dimensiones y resolución adecuada. Al agrandarlas perderán la resolución requerida, al reducirlas o recortarlas en este tipo de programas estaremos usando recursos innecesarios (memoria y uso del procesador durante la edición). Photoshop es la herramienta habitual para realizar estos procedimientos.
    2. Formatos de archivos: Las imágenes de mapas de bits deberán ser entregadas en fotomecánica, preferentemente en formato TIFF, sin capas adicionales, o JPG, recordando posibles pérdidas de calidad por el tipo de compresión de este formato, evitando los archivos PSD o TIFF que incluyan capas innecesarias, lo que contribuiría únicamente a aumentar los tiempos de procesamiento y tamaño de nuestros archivos. Sí debemos mantener capas y canales editables en sus formatos originales para futuras modificaciones, pero no para los procesos de preimpresión.
    3. No convertir grandes bloques de texto en trazados (vectores) ya que esto generaría una gran cantidad de puntos de ancla (nodos), dificultando los procesos de edición y "RIPeo" durante la generación de placas CTP o filmación de fotolitos.
    4. Las imágenes deben tener la resolución óptima, ni menor (baja calidad al momento de imprimir), ni mayor (complicando innecesariamente los procesos de diseño y preimpresión) a la requerida.
    5. CMYK y tintas planas: Los formatos RGB, Lab, en escala de grises, etc. pueden ser usados durante la edición y generación de las imágenes, pero una vez vinculados o incrustados en los programas de autoedición o ilustración para su uso final (Illustrator, CorelDraw!, InDesign, etc.) deben ser convertidos a los formatos adecuados según la metodología y el tipo de impresión a utilizar. Si se va a realizar un proceso de impresión por cuatricromía (CMYK), deben descartarse las tintas planas, imágenes en escala de grises o color indexado de nuestros archivos, los que traerían aparejados problemas durante la producción de nuestras piezas: placas y/o fotolitos adicionales, lo que significan más pasadas en prensa, con costos no previstos durante la presupuestación, problemas con los colores en esas imágenes al momento de imprimir, etc.
    6. En programas como CorelDraw!, Illustrator o InDesign, eliminar todos aquellos objetos auxiliares que hayamos dejado fuera de las áreas de impresión antes de enviarlos a fotomecánica, los que aumentarían los tiempos edición, pudiendo eventualmente generar confusiones durante dicho proceso, y aumentaríann innecesariamente el tamaño de nuestros archivos. Sí debemos dejar en nuestro poder los archivos completos para una edición futura, pero no al momento de enviar a preprensa.
    7. Utilizar monitores, scanners e impresoras correctamente calibradas; con el fin de minimizar posibles "sorpresas" al realizar nuestras pruebas color posteriores, o lo que sería peor, en los impresos finales.
    8. Realizar una separación de colores preliminar, antes de realizar cualquier otra prueba, desde nuestros propios equipos, como modo de comprobar que todo esté según lo previsto (colores, sangrados, sobreimpresiones, tipografías, etc.).
    9. Precisión máxima posible de las pruebas color: Aclarar siempre a nuestro cliente que, debido a cambios en los sustratos, dispositivos de impresión, y otras variables, imposibilitan que las piezas coincidan al 100%, una vez impresas, con ninguna de las pruebas de color preliminares que hayamos realizado, sino que éstas, aún siendo pruebas certificadas, son únicamente el medio "más aproximado" del que disponemos según la tecnología actual. En algunos casos, aún usando una misma tecnología, en un mismo dispositivo offset, se pueden obtener impresiones diferentes, debido a cambios en el operador, en las condiciones lumínicas u otras condiciones ambientales, etc..

Comentarios, correcciones y notas adicionales pueden ser realizadas usando el formulario dispuesto al pie de esta entrada.

Nota importante: Esta entrada se encuentra actualizada y publicada como lección en el curso de Impresión Gráfica, del Campus Virtual de Formación Gráfica (CVFG).

Saludos para todos!
Plácido Luna.

 

Visto 2529 veces Modificado por última vez en Domingo, 11 Junio 2017 23:46