Viernes, 15 Mayo 2015 00:00

Papel, querido amigo, no te extingas.

Valora este artículo
(6 votos)

Foto de Kingsley BonillaPor: Kingsley Bonilla Herrera
Mg. en Periodismo de Agencia Universidad Rey Juan Carlos, España
Especialista en diseño, animación y multimedia.

Siempre me sorprende la constante mutación que realiza la tecnología en todos los campos, y claro, no está excepto de ello el diseño y la animación digital. Nuevas versiones en aplicaciones como Maya, 3DS MAX y el paquete de Adobe Creative Suite lo hacen más interactivo, más dinámico con nuevos paneles, con distintas vistas de diseño y de trabajo, y por supuesto también se adaptan a emergentes soportes como los móviles y las tabletas digitales.

No obstante pese a la vorágine de cambios tecnológicos aún se mantiene vigente como soporte el papel. Hace 20 años con la difusión, y digo difusión y no aparición de Internet, porque cabe recalcar que este medio existía ya en la década de los 60 en los Estados Unidos pero su uso era restringido solamente al área militar. Por aquel tiempo se debatía sobre la probable extinción, en pocos años, del papel tras la explosión de Internet y su también comentada “democratización de los medios”. Han transcurrido 20 años de aquel polémico debate y vemos que esto aún no se ha producido. El papel se resiste a desaparecer, porque creo que para el lector no hay éxtasis más delicioso que pasar con la yema de los dedos las hojas, sentir la textura, y acariciar suavemente la tapa de su libro favorito. Además los libros siempre están ahí para volverlos a releer cuantas veces queramos.

En Europa es normal ver en los metros a los viajeros leer un libro pero también, en el Perú en contadas ocasiones, he visto, en su mayoría, jóvenes con libros digitales que para pasar a la siguiente página “virtual” solo deben pulsar un botón. Quien escribe no lo ha experimentado aún, sigo siendo el de la vieja escuela prefiero tener un buen libro y devorármelo página a página, aunque debo reconocer que leo mucho en Internet. Creo que no me atrevo a experimentar con libros virtuales porque cuando lo veo a otra gente hacerlo me parece muy frío, muy calculador, incluso práctico y soso, es como preparar un ceviche pero sin limón, y eso es inaceptable. Y claro, ante todo soy peruano y latinoamericano, y como todos los latinos siempre que hacemos algo, lo hacemos con pasión y mucho amor. En conclusión leer digitalmente en mi humilde opinión carece de pasión y fuerza.

Sin embargo llegará algún momento en que tendré que hacerlo, así como también espero que pasen muchos años para que el papel se extinga. Estoy casi convencido que el papel estará en algún museo de la gran Lima al lado del papiro. Lo que no sé si es que este cambio lo veré en vida, pero estoy seguro que generaciones posteriores lo podrán experimentar.

La tecnología seguirá ganando posiciones paso a paso y quedarán cosas obsoletas como soporte, y también como medio, en este caso el papel. Toca adaptarnos como dije al principio a este bombardeo y vorágine de productos informáticos, pero lo que jamás podrá cambiar es mi afición por la lectura eso es algo en que la tecnología nunca me podrá vencer.

El gran desafío, para quienes somos docentes universitarios, es cultivar y motivar el hábito por la lectura a los jóvenes peruanos que cada día leen menos, pese a que enseñó cursos como multimedia, diseño y animación digital casi siempre les digo a mis estimados alumnos que refuercen lo aprendido con la lectura de algún libro, no lo puedo evitar, y claro es así porque sigo siendo de la vieja escuela. Para mí la tecnología solo es un instrumento que debemos utilizar con inteligencia, pero no lo es todo.

 


Autor: Kingsley Jonathan Bonilla Herrera
Revisión: Plácido Luna


 

Visto 1098 veces Modificado por última vez en Viernes, 15 Mayo 2015 20:38