Cabecera del artículo, Plácido Luna

El contacto con los programas informáticos de edición y producción gráfica, así como la potencia que éstos brindan suelen estar entre las experiecias más esperadas por los estudiantes de diseño, durante sus etapas iniciales de estudios, ya que éstos son percibidos como "el camino de llegada" hacia sus primeras creaciones plásticas, percepción ésta que parece surgir en medio de un mundo donde lo digital domina olgadamente en el mundo del diseño, hecho que, aunque no se pueda afirmar feacientemente en lo referente a la calidad, no queda dudas de que sí lo hace cuando nos referimos a cantidad.

Además de esta hegemonía de lo digital, nos encontramos a su vez, con un par de situaciones similares cuando nos referimos al diseño profesional: El dominio casi absoluto de una sola empresa en lo que a software se refiere (excluyendo algunos sectores específicos), y el de otra cuando nos referimos a hardware, y hablo en este caso de Adobe, con sus "suites creativas", y Apple, con sus computadoras Mac. No creo que antes de que los mencionara, nadie haya dudado de qué empresas hablaba, para disentir o concordar con que se las nombre o no; en este sentido yo mismo soy un entusiasta del software libre, pero la realidad me dice que aún no es quien domina en el terreno del diseño gráfico.

Publicado en Pedagogía y Diseño